HISTORIA
IMPRIMIR PAGINA ENVIAR A UN AMIGO
Origen del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
La Cruz Roja tiene su origen en la idea del Comerciante Ginebrino Henry Dunant, a quien le tocó vivir los crueles combates que se desarrollaban en la Europa de su época, luego de la Batalla de Solferino, que tuvo lugar el 24 de junio de 1859, en donde miles de personas morían sin atención. Dunant organizó una acción de socorro, junto a los médicos y mujeres de Castiglione (Provincia Italiana) en donde se improvisó en una iglesia, un hospital de campaña y donde fueron atendidos los soldados heridos en batalla; esto sirvió de base para que Dunant escribiera el libro titulado Recuerdo de Solferino donde se planteó la creación de Sociedades de Socorro en todos los países, con el fin de atender a las víctimas de la guerra sin ninguna discriminación y proponiendo el establecimiento de unos Tratados o Códigos de respeto por la vida, aún en situaciones de confrontación.

En Febrero de 1863, la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública designaba una comisión encargada de estudiar los medios para darle un efecto práctico a las sugerencias contenidas en el libro Recuerdo de Solferino. Los miembros de esta comisión, conjuntamente con Henry Dunant, eran cinco: el General Guillaume Henry Dufour, el Sr. Gustave Moynier y los Doctores Louis Appia y Theodore Maunoir. La Comisión se reunió por primera vez en febrero de 1863 y tomó la decisión de constituirse en un organismo autónomo adoptando el nombre de Comité Internacional de Socorros a los Heridos, naciendo entonces lo que en el futuro sería conocido como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La Cruz Roja Internacional actuó formalmente como resultado de la Conferencia Internacional de Ginebra, reunida en octubre de 1863, planteando la necesidad de establecer convenciones que permitieran auxiliar a los heridos en los campos de batalla y dar carácter neutral a los cuerpos encargados de prestarles socorro. Se escogió un símbolo idéntico para que todos los países distinguieran sus cuerpos de personal sanitario, hospitales y ambulancias. La Conferencia escogió una bandera con campo blanco y una Cruz Roja en el centro, inversión del pabellón suizo, en homenaje a la nacionalidad de Henry Dunant.
Orígenes del Día Mundial del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
Para referirnos a los orígenes del Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja debemos remontarnos a 1922, poco después de finalizada la Primera Guerra Mundial.

En la República Checa, en Eslovaquia -que constituían entonces un sólo Estado, Checoslovaquia- la Sociedad Nacional proclamó una tregua de tres días, durante la pascua, con el fin de promover la paz. Una eminente figura política de aquella época resumió perfectamente las aspiraciones que llevaron a tomar esta iniciativa: "Nuestra Cruz Roja desea prevenir las enfermedades para no verse obligada a curarlas; quiere también preparar a nuestra sociedad a fin de evitar las guerras, en vez de tener que soportar sus graves consecuencias. Todos sabemos cuán importante es la energía moral que genera y propaga la Cruz Roja a todos los sectores de la población. Si la acción que despliega año tras año pudiera llegar al mundo entero, ¡qué inmensa obra en favor de la paz podríamos realizar!" ¿No es acaso una prefiguración de lo que habría de convertirse ulteriormente en el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja?

Lamentablemente, si bien esta iniciativa - conocida como la "Tregua de la Cruz Roja" - tuvo gran repercusión entre el público, fue acogida con cierto escepticismo por los dirigentes de las Sociedades Nacionales. Por consiguiente, la XIV Conferencia Internacional de la Cruz Roja estableció una Comisión Internacional encargada de estudiar la Tregua de la Cruz Roja. Ese órgano, que presentó los resultados de sus deliberaciones a la XV Conferencia Internacional, celebrada en Tokio en 1934, señalaba en su informe “ ... que aprobaba el principio de la Tregua y consideraba oportuno que se generalizara su aplicación teniendo presente, al hacerlo, la idiosincrasia específica de cada región.”

Pero habría que esperar hasta 1946, mucho después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, para llevar a la práctica la propuesta de Tokio.  En efecto, durante la XIV reunión del Consejo de Gobernadores de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, que pasaría a denominarse más tarde Asamblea General de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se encomendó a ese órgano que “... estudiara la posibilidad de proclamar un día internacional de la Cruz Roja, celebrado en una misma fecha por todas las Sociedades Nacionales.”

Dos años después, en 1948, con aprobación del Comité Ejecutivo de la entonces Liga, se celebró por primera vez en todo el mundo el Día de la Cruz Roja el 8 de mayo, aniversario del nacimiento del fundador de la Cruz Roja, Henry Dunant. El Día cambiará varias veces de apelación hasta convertirse en 1984 en el "Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja".
En Venezuela
La Sociedad Venezolana de la Cruz Roja, nace en Caracas el 30 de Enero de 1895, como parte de los actos organizados con motivo de la Conmemoración del Centenario del Nacimiento del Mariscal Antonio José de Sucre, quien fue el héroe de la Independencia venezolana que más se preocupó por humanizar la guerra. Su creación se debe al deseo de que se cumplieran en nuestro país las previsiones establecidas en la Convención Internacional de Ginebra, reunida en 1864, en la cual se acordaron medidas especiales para la atención de los heridos en guerra y la protección de los cuerpos de socorro. Venezuela se sumó a este acuerdo por decreto del Congreso Nacional tomado el 21 de mayo de 1894 y por declaración del Ejecutivo Federal, fechada el 09 de junio de 1894. Entre los fundadores de la Cruz Roja Venezolana figuran personalidades como Agustín Aveledo, Francisco Rísquez, Luis Espeluzín, Pablo Acosta Ortiz, Manuel Díaz Rodríguez, Luis Razetti, Rafael Villavicencio, entre otros.

Su primer Presidente fue Sir Vincent Kennet Barrington, caballero inglés residenciado en Venezuela y propulsor de la idea de crear la Institución. Su actual Presidente es el Dr. Mario Villarroel Lander.

La Cruz Roja Venezolana está presente en todo el territorio nacional realizando una acción humanitaria oportuna y eficaz a favor de las personas más vulnerables a través del cumplimiento de los programas de Hospitales, Salud, Socorro, Juventud, Difusión y Comunicación, Búsqueda, Voluntariado y Colegio Universitario de Enfermería, los cuales agrupan a un entusiasta número de voluntarios que permanentemente cumplen su labor inspirados en los Principios Fundamentales del Movimiento.
Hospital "Carlos J. Bello"
El 23 de Julio de 1893 se llevó a efecto la inauguración del Hospital para Niños, conocido también con el nombre de “Hospital Linares”. Dicho hospital fue construido por el Dr. Agustín Aveledo (1887 – 1926) y su diseño original contaba con grandes corredores, patios y jardines, salas amplias que a pesar de las varias modificaciones que ha sufrido dicha edificación aún parte de ellas se conservan.

Funcionó como hospital para niños hasta que fue ocupado por el Servicio de Sanidad Militar, quien lo convirtió en Hospital Militar y Naval. Siendo Presidente de la Cruz Roja Venezolana el Dr. Antonio José Castillo (1935 – 1937), éste hizo gestiones ante el Gobierno Nacional para que fuera cedido el Hospital que había servido al ejército, y que estaba adscrito al Ministerio de Salubridad y Agricultura y Cría. El Presidente de la República para entonces, General Juan Vicente Gómez (1857-1935), dictó las disposiciones pertinentes e impartió las instrucciones necesarias al Ministerio de Obras Públicas para que se ejecutaran las reformas que requería dicha edificación, pero ello no llegó a efectuarse, pues ese mismo año de 1935 fallece el General Gómez. Los médicos que prestaban sus servicios para ese entonces a la Cruz Roja resolvieron tomar el Hospital y fue durante el Gobierno del General Eleazar López Contreras (1936-1941) que en una forma oficial se donó el edificio a la Cruz Roja Venezolana:
  • 30 de agosto de 1938: Donación de los terrenos por los hermanos Vollmer.
  • 19 de mayo de 1939: Adscripción de la sede de la Cruz Roja al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social.


Posteriormente, el 12 de julio de 1945 se realiza la Autorización del Congreso al Poder Ejecutivo para que haga la donación a la Cruz Roja del inmueble que ocupa, que es propiedad nacional. Luego, el 18 de febrero de 1946, se hace formalmente la Donación a la Cruz Roja del inmueble que ocupa.

El nombre del Hospital surge en reconocimiento a la preclara figura de uno de los más ilustres y activos presidentes de la institución: Dr. Carlos J. Bello (1928 – 1932).

En 1967, el terremoto que afectó a Caracas destruyó casi totalmente el Hospital. Quedando apenas un par de Servicios activos. Se reconstruyó parcialmente con la colaboración del Gobierno.

Fue en este Hospital donde nació la Cirugía moderna de Venezuela. Por el Hospital han pasado cirujanos de alta talla, cabe destacar que fue allí donde se realizó la primera operación a corazón abierto y la primera diálisis renal.

El Hospital Carlos J. Bello es hoy en día una edificación hospitalaria moderna, bien dotada y con numerosos servicios.
Escuela de Enfermeras "Dr. Francisco Antonio Rísquez"(Actualmente: Colegio Universitario de Enfermería de la Cruz Roja Venezolana)
La creación de la Escuela de Enfermeras de la Cruz Roja se debe al Dr. Francisco Antonio Rísquez (1856-1941), quien se dedicó, entre otras cosas, a idear y llevar a cabo proyectos en la formación y capacitación de Enfermeras.

Desde 1914, la Escuela Pública de Enfermeras graduaba Enfermeras en cursos de 2 años, pero para el Dr. Francisco Antonio Rísquez había necesidad de formar Enfermeras a la brevedad posible, por lo que en 1928 en su carácter de Director de la Escuela Oficial y Secretario de la Cruz Roja, creó cursos abreviados de 4 meses. Funcionaron hasta 1934 y su éxito puede medirse por la aparición de los cuatro grupos de Samaritanas, que ganaron su diploma de la Cruz Roja con que se las distingue y son hoy la gala y honor de la Cruz Roja Venezolana.

El 24 de julio de 1936, Risquez inaugura el primer curso definitivo. Dicha inauguración se hizo junto con la del Hospital.

En 1937 la Escuela es una Institución sólida. Su sede está en la Cruz Roja, en un pabellón de dos pisos construido especialmente para el plantel. Las alumnas son todas internas y el personal directivo habita igualmente en la sede. El curso consta ahora de dos años, cada uno dividido en semestres.

En 1947 los estudios son de tres años y, para la fecha, han egresado de la Escuela 105 profesionales que trabajan en distintos hospitales, clínicas e institutos médicos-asistenciales. Para ese mismo año se construye una nueva sede.

En sesión del 20 de mayo de 1948, el Comité Ejecutivo de la Cruz Roja Venezolana decide dar el nombre de Francisco Antonio Risquez a la Escuela de Enfermeras Profesionales de la Cruz Roja. En el mismo año, la Primera Convención de la Cruz Roja dicta nuevos Estatutos, en cuyo artículo 37 se basa el Comité Central Nacional para redactar y promulgar un Reglamento para el funcionamiento de los Comités de Samaritanas.

La Escuela de Enfermeras Francisco Antonio Rísquez se desenvuelve en forma progresiva en los años siguientes, hasta que le es otorgado el voto oficial favorable para que pase al rango de Colegio Universitario de Enfermería de la Cruz Roja de Venezuela (Según Gaceta Oficial No. 267.281 del 11/10/1988) Hay que tener en cuenta que esta profesión, si bien provee de un modo de vida, requiere de una gran dosis de entrega, de humanidad, de servicio a la colectividad.